7 de septiembre de 2010

El misterioso árbol del llanto

Esta historia es tomada de la mejor y más completa página de la ciudad de La Plata: La Plata Mágica; y está muy bien escrita así que se las dejo tal cual está en esa web. También se publicó en el Diario Hoy como "El eucaliptos que gemía en el bosque" (19/1/1999)



Un día de noviembre de 1903, algunos estudiantes sin ganas de estudiar, recorriendo lo que luego seria la "avenida de las estatuas" de nuestro paseo, descubrieron un eucalipto que emitía gemidos como si partieran de su ser más profundo.

La especie vegetal después de tan larga vida somnífera, sin vestigios de sonambulismo, adquiría el don más preciado el reino animal: poder quejarse.

Pronto aquellos jóvenes algunos de los cuales
habían de tener destacada actuación en la vida social posterior a este acontecimiento, dieron la gran noticia. La ciudad se enteró, y el pueblo en masa concurrió al lugar a escuchar el misterioso árbol del llanto. Cuenta hoy una de las personas que fueron allí, que en aquellos matorrales de altos pastos se formaron zigzagueantes caminos de hormigas humanas que dejaron abierto el paso con toda facilidad, pelando de yuyos las adyacencias del árbol.

Se custodió celosamente el extraño ejemplar, empezaron las polémicas entre "sagaces" observadores, improvisados botánicos, y el asunto tomó tales proporciones que, después de hacer eco la prensa local fué comentado en Buenos Aires en diarios y revistas con las correspondientes fotografías.

Circuló por añadidura la leyenda de que ahí se había suicidado un hombre cinco años atrás, y el alma había conseguido apartarse del cuerpo y tomar aquella encarnadura vegetal, más duradera a ojos vista, desde que en crónicas de la época se cita a lo eucaliptos del Bosque como a los "más viejos del país".

Más he aquí, que la leyenda estaba en contra del espíritu cientificista y la autoridad competente intervino, para destruirla. Dispuso que se podara en castigo al árbol sonoro, y si persistían los gemidos de su savia, se lo tronchara.

Por suerte para nuestro paseo, la primer medida dio el resultado esperado y el eucalipto se llamó a silencio definitivo. Luego los enemigos de la irrealidad aseveraban que viento al filtrarse entre dos ramas de la copa emitía ese sonido que se oía acercándose a la corteza del árbol aludido, pero la ciudad entera había escuchado aquellos quejidos que partían de su vida profunda.

6 comentarios:

Très Pupilas dijo...

Hola Nico... gracias por tu visita, si alguna vez llegás a necesitar imágenes de la ciudad nosotras hicimos un ensayo fotográfico recorriendola, simplemente pedimos que si las usas cites la fuente!, podes ver algunas acá:
http://www.flickr.com/photos/trespupilas/sets/72157624370992975/

Nico dijo...

@Tres Pupilas: Yo también hice muchísimas fotos para el blog, pero voy a ver las de tu galería. Muchas gracias!

santiago dijo...

copado, después voy a chusmear con tiempo, me interesaría ver si tenés algún artículo sobre masonería platense, después me paso saludos!

Nico dijo...

@Santiago: Hay varios artículos sobre la masonería, fijate en las etiquetas. Pero si te interesa el tema te recomiendo que consigas el libro "La escuadra y el compás entre diagonales". Y gracias por dejar tu comentario!

Ninja Humanoide dijo...

Me gusta mucho que pongas fotos sobre la ciudad, justamente tenia la idea de dibujar ciertos lugares... a penas chusmee un poco tu blog, me parece muy bueno e interesante, voy a ver si leo mas cosas sobre eso y comento algo...
un saludo!

Nico dijo...

@Ninja Humanoide: Gracias! Leelo cuando puedas al blog que seguro te va a resultar interesante. En cuanto a las fotos, las pongo paar que la gente pueda ver de lo que estoy hablando, y para que quienes conocen La Plata descubran cosas que a lo mejor no habían visto. Si te sirve también hay fotos antiguas de la ciudad a la derecha.